EL CABALLO: (1918 - 1930 - 1942 - 1954 - 1966 - 1978 - 1990 -2002- 2014)

 Tiene que cosechar lo que sembró en el año del gallo, pero tendrá que trabajar mucho. Este año ofrece una combinación de energías que remunerará sus esfuerzos, pero lo dejará un tanto aislado si no se fija. Los caballos ya entrados en canas (1942, 1954 y 1966) tendrán arrebatos de genialidad que no sentían desde la adolescencia, que necesitan aprovechar y hacer de este año el primero de una racha de buena suerte que les hacía falta. Los caballos de 1978 comenzarán a ser reconocidos por su trabajo y a disfrutar de una posición social y laboral más privilegiada. Los jóvenes de 1990 y 2002 estarán rebeldes, igual que los pequeños de 2014.

Su buen humor y ánimo resultarán contagiosos.

Su revolución estará ligada al cambio de hábitos y costumbres; al look, a estar en la vanguardia de situaciones que serán los pilares fundamentales de la nueva humanidad.

Podrá convocar ayudantes y avatares, gente sabia y especialistas en cada área para formar equipos de trabajo con fines solidarios.

El renacimiento será total; podrá sembrar y cosechar éxitos durante este año.

Ambos sexos del signo podrán encontrar al compañero ideal.

Sus finanzas crecerán y será productor de otras personas a las que admira. En la constelación familiar habrá que estar más presente; alguna demanda, juicio o herencia necesitará de profesionales idóneos para llegar a buen término.

LA CABRA: (1919 - 1931 - 1943 - 1955 - 1967 - 1979 - 1991 – 2003- 2015)

Es necesario que escuche cada minuto, hora y día lo que le dice su intuición.

El año estará colmado de mensajes muy emotivos, y tendrá que seleccionar con tacto la forma de involucrarse; si no, corre el riesgo de salir herido.

Este año será una montaña rusa. Necesitarán reforzar la salud, sobre todo las cabras longevas y las preescolares, porque habrá peligro de infecciones virales y bacterianas. Las horas de sueño deberán ser estrictas, es importante que ya estén dormidas al llegar la medianoche, porque tenderán a tomar las peores decisiones entre las 11 pm a la 1 am. Aun así este será un año romántico: querrán comprometerse. Las cabras de 1979 y 1991 estarán proclives, a partir de junio, a engendrar.

Año de pequeños, medianos y grandes logros, si escuchan a su corazón, a las pausas entre tanto aturdimiento y muchos tropiezos que han tenido en los últimos años, desde su reinado en el año de la cabra de madera.

El aprendizaje ha sido intenso; la vida sacudió el corral de la familia con tempestad, fuego, agua y diversas pruebas que han esculpido su vida cotidiana y han provocado cambios de rumbo en más de una ocasión.

Es necesario que no se deje influenciar por gente que tiene intereses económicos o sociedades; podrían ocasionarle problemas legales y administrativos que la enfermarían y desviarían de sus objetivos.

Tendrá ganas de dedicar más tiempo a la constelación familiar, compartiendo sanación, diálogo, laborterapia y secretos que la perturbaron gran parte de su vida.

Sentirá deseos de renunciar a la rutina, de emprender un viaje o de casarse.

Su espíritu rebelde será ejemplo para el rebaño; tendrá ganas de rebelión en la granja, y de escuchar a un maestro en esta nueva etapa.

A pesar de pérdidas afectivas sabrá integrar en su alma a quienes fueron parte de su crecimiento material y espiritual.

Su sentido del humor oscilará al compás de sus estados maníaco depresivos. Es necesario que busque terapias alternativas para no caer en el abismo: yoga, taichí, meditación dinámica, reiki, chi kung.

Es un año para arar y sembrar la pradera; ser cauta en gastos, reconciliarse consigo misma, abrir nuevas compuertas para recibir chi, prana, aire puro en la naturaleza.

Año de cambios profundos en la cosmovisión de su vida; su amigo, el perro, la ayudará a agudizar la intuición para vivir la vida que soñó rumbo al año próximo.

EL  MONO. (1920 - 1932 - 1944 - 1956 - 1968 - 1980 - 1992 – 2004- 2016)

Este año el mono será más disciplinado. Tendrá más sentido común y madurez para poder afrontar diferentes problemas. Estará más abierto a recibir críticas constructivas. Cualquier conato de depresión será controlado porque la energía del año lo ayudará a razonar con calma y buen humor. Tiene que aprovechar para hacer cosas nuevas, terminar proyectos inconclusos. Obtendrá reconocimientos que en otros momentos le fueron negados por envidia o por celos de quienes no pueden con su intensidad. También es posible que reciba diplomas y títulos; los monos adolescentes y los que estén tratando de terminar sus estudios podrán hacerlo con más facilidad durante este año.

El I ching nos aconseja que no volemos alto, pues encontraríamos obstáculos difíciles de atravesar. Debemos tener un vuelo moderado. Debemos mantenernos en alerta, conscientes, atentos a las pruebas que nos mandará la vida, y por supuesto, para quienes no hicieron los deberes será un año muy complicado.

Los monos oscilarán entre el supramundo y el inframundo. Por eso desde ahorita deberán valorar, apreciar, cuidar las pequeñas cosas de la vida. Se sugiere no construir castillos en el aire ni imaginar negocios fantásticos,  sino cultivar y domesticar el carácter, el perfil bajo, y anidar en su lugar en el mundo.

Deberán saber graduar los golpes de suerte o azar que aparezcan, no excederse en nada, cuidar holísticamente la salud, las relaciones afectivas, sobre todo con la pareja, donde la susceptibilidad estará a flor de piel, y la infidelidad puede llegar a ocurrir por hartazgo. Durante el año del perro deberá cultivar la paciencia y ponerla en práctica. Ejercitar la humildad, la modestia, y valorar a quienes trabajan por dentro y fuera de su vida.

El mono que haga los deberes conseguirá sus objetivos con éxito. Enfrentará asuntos legales, judiciales, problemas con hermanos, padres y parientes por una herencia; es recomendable que busque ayuda en las constelaciones familiares y terapias alternativa. Tendrá que ser más cauto con quienes se acercan con "dobles intenciones" o quienes intenten sacarlo de su lugar, desprestigiarlo. Su estabilidad emocional estará en jaque; podría necesitar un retiro o tomarse un año sabático.