GALLO: (1921 - 1933 - 1945 - 1957 - 1969 - 1981 - 1993 - 2005)

Este año será complicado. Con muchos altibajos, algunos accidentes, descalabros amorosos… tal vez premios, reconocimientos, nuevos amores y amistades. Los gallos de 1933 y 2005 serán los más sacudidos por el año del perro. Los demás gallos también vivirán cambios, pero estarán mucho más enfocados que los dos mencionados.

Su amigo el perro les traerá un año de grandes reencuentros, alegrías, recompensas a los desafíos que enfrentaron en su año. Su estado anímico será estable

El año del perro será tiempo de cosecha de nuevos amigos y experiencias; se reunirán para plasmar nuevos caminos creativos, laborales y profesionales y tejerán la trama de solidaridad en la comunidad de los hombres con sinergia, agudeza de espíritu, imaginación y grandes logros.

Estará abierto, inspirado y creativo, y se dedicará a organizar la vida con su reconocida capacidad de líder, ejerciendo la disciplina.

Una pasión lo desarraigará de su terruño y juntos construirán un nuevo.

La familia lo demandará; crisis económicas serán el motivo de nuevas decisiones para reformular la constelación familiar.

Su naturaleza ordenada será clave para enfrentar los cambios abruptos en el mundo.

El gallo es solidario; tendrá el corazón abierto para integrar a los seres excluidos del mundo.

Su economía florecerá; tendrá propuestas para agrandar la empresa, fundar nuevas PyMES, participar en cooperativas de trabajo –rurales y urbanas– integrando gente de distintas culturas y cosmovisiones.

El gallo es idealista y práctico; durante el año del perro sabrá combinar su talento y expandir su canto a los cuatro vientos.

Tendrá que cuidar su salud holísticamente; las noticias familiares no serán del todo buenas, y es recomendable que haga alineación y balanceo con cautela, precisión y sentido común.

Sufrirá desilusiones de socios y amigos que lo pondrán en situaciones incómodas ante la justicia.

Será un año yin-yang; deberá apuntalar su salud, la pareja, y aprender el desapego.

PERRO: (1910 - 1922 - 1934 - 1946 - 1958 - 1970 - 1982 – 1994 - 2006)

Lejos de lo que parece, el año propio no es fácil. La dificultad durante el reinado del perro dependerá de su ego y de su capacidad para tolerar la frustración. La naturaleza curiosa del perro se verá recompensada por toda una variedad de sentimientos y experiencias que lo sacudirán una o dos veces al mes. Es mejor que se lo tome sabático –si puede–

Este año será fuerte, de cambios y enseñanzas, por lo que hay que tomarlo como viene y no suponer absolutamente nada. Solo fluir, dejarse llevar y respirar.

El perro sabe que puede pasarle de todo en su año. Y en la vida, pues es el signo con más karma para indexar en esta reencarnación. El perro es el médium entre el bien y el mal, el amor y el odio, la salud y la enfermedad, lo posible y lo imposible: su misión durante su año es recuperar el aliento y ser cautos, medidos, diplomáticos en el momento de actuar.

Será un año humanista. Retornarán los rituales, y debido a la crisis demográfica, económica, social y política, el perro será el encargado de aportar ideas a corto plazo para reestructurar, desde su cucha, la realidad de su familia y amigos y, si tiene alguna responsabilidad social, la de su comunidad. El perro que haya aceptado su realidad podrá mejorar su calidad de vida; ser más austero, solidario, compasivo, cariñoso, y acompañar los procesos del prójimo con grandeza.

Sabrá elegir con claridad sus nuevos objetivos; tendrá equilibrio entre la razón y el corazón.

Su espíritu aventurero estará zen, aquietado; escuchará sus voces interiores y podrá dejar atrás mandatos y sanar la constelación familiar.

Nuevas oportunidades golpearán su cucha; podrá integrar nuevos oficios, estudiar un arte que quedó en el placar de los recuerdos, y desarrollar nuevas técnicas de autoayuda.

Su espíritu flotará sin ataduras. Suerte en su reinado terrenal y a recuperar la alegría de vivir.

JABALI: (1911 - 1923 - 1935 - 1947 - 1959 - 1971 - 1983 – 1995 - 2007)

El año del perro será una montaña rusa. Los cerdos o jabalís se enfrentarán a sentimientos que no habían experimentado antes. Hay posibilidades de establecer compromisos fuertes que deriven en matrimonios civiles, negocios y contratos. Les sugerimos que se apronten por medio de una correcta administración de tiempos, temas legales y, sobre todo, que tengan mucha calma, ya que algunos meses estará muy bien y en otros su salud física y mental no será de gran ayuda. Pero habrá momentos de absoluta felicidad, que vendrán acompañados de relaciones nuevas y viejas que le harán la vida muy entretenida.

Está decidido a ser protagonista y no coprotagonista de su destino.

El i ching le aconseja mucha precaución ante el doble peligro de lo abismal: su corazón está encajonado en una hondonada como el agua entre dos montañas. El hábito de dejarse llevar por otros y el de postergarse terminarán durante esta etapa.

Sincerar sus deseos, sus sueños y anhelos más profundos es el desafío que lo transmutará en un jabalí de pura cepa.

El chancho debe salir de la zona de confort que lo limita y lo mantiene entre dos mundos: el apego o el desapego; la independencia o la simbiosis; el arte o el trabajo rutinario, que no es por eso menos creativo, pero tiene horario fijo.

Su corazón necesita aire, estímulo, reencuentro con sus raíces, su pasado, le hace falta recomponer el tejido que se deshilvanó o deshilachó en la pubertad y quedó a la intemperie.

Debe ordenar el sistema familiar y ocupar el sitio que le corresponde. Salir a cazar y a pescar nuevas formas de sobrevivencia.

El año del perro será un buen pasaporte para encontrar el centro, su lugar definitivo para echar raíces, visualizar el cambio del planeta a resguardo. Su salud debe estar atendida holísticamente.

Los cambios intempestivos de hábitat, los trabajos que lo saquen de su vocación serán contraproducentes para su evolución.

En la familia habrá demandas; hermanos, sobrinos, tíos, le reclamarán más presencia y colaboración para poner en orden papeles y cuentas.

Si tiene un cambio de actitud en su conducta notará el aumento en cada sector de su vida.

Es un año de reflexión y acción, de medir los cambios con sensatez y de no hacer nada de lo que pueda arrepentirse después.

Tiempo de reinventarse con su talento, oficio, capacidad de trabajar en equipo, de proponer ideas a la comunidad, y de ser una persona con la que se puede contar. Estará más sociable, alegre, comunicativo, predispuesto a estudiar algún instrumento musical y autoabastecerse.