EL CONEJO (1927, 1939, 1951,1963, 1975, 1987, 1999, 2011):

La relación entre el perro y el conejo es especial. Juntos conforman una combinación de Qi, energía, que atrae el fuego. Esta energía equivale a la alegría, la comedia, los alimentos picantes y el clima caliente; por lo tanto, el conejo podrá dejar atrás los enojos propios de la energía madera. También atrae problemas con el sistema circulatorio y el corazón, motivo por el cual los conejos de los años 1939, 1951, 1963 y 1975 necesitan prestar atención a su dieta, además de ponerse a hacer ejercicio.

El perro  los invitará a tener una grata estadía durante este año. Les dará un cheque en blanco para que  jueguen, se arriesguen, confíen en su vocación, idea, proyecto creativo, y lo asuman.

Tendrá energía positiva en cada situación difícil, hostil, y la transmutará.

En la familia habrá rebelión. Su mayor desafío será en la relacion familiar. Poner orden en cada relación, asumir las responsabilidades de madre, padre, hermano, o unir a los parientes enemistados será una buena manera de autosanación.

Su capacidad de liderazgo estará a prueba: podrá ser parte de ONG, comedores, cooperativas, y sentir que su experiencia ayuda al prójimo. Tendrá que estabilizar una relación afectiva, o podría perderla.

Año de alegrías, cambios positivos y humanitarios.

EL DRAGON: (1916 - 1928 - 1940 - 1952 - 1964 - 1976 - 1988 -2000- 2012):

El i ching le aconseja estar atento a la nutrición. No solo en un sentido estricto, que abarca la dieta, el deporte, los ejercicios zen: yoga, taichí, chi kung, sino la nutrición de su espíritu, relaciones afectivas, de amistad, de trabajo, estudio.

Es parte de su personalidad el ayudar en exceso, sin medir cuánto y a quién, y a veces resulta contraproducente para su salud. Sus síntomas necesitarán más atención debido al estrés ocasionado en la constelación familiar. Le hará falta darse más tiempo para poner en orden situaciones legales.

Sentirá ganas de rebelarse; buscar a los amigos que tiene en cada lugar del país y visitarlos. Pagará caro los excesos; el perro lo pondrá a prueba en situaciones inesperadas y deberá resolver con sensatez los problemas. Iniciará una nueva etapa en su vida, en un lugar donde podrá disfrutar de la naturaleza, rodeado de amigos y de la familia; cocinar, hacer una huerta orgánica, adoptar mascotas. Sentirá necesidad de evaporarse, de dar un portazo a la pareja o a la "vía láctea" de problemas no resueltos, pero si no se ocupa de solucionar sus temas, estos se convertirán en una pesadilla.

Las relaciones afectivas estarán en crisis; es aconsejable que siga confiando en que saldrá de la obsesión, la manipulación y el control para poder crear vínculos saludables que lo energicen y no lo vampiricen.

El año anterior fue tremendo, como una montaña rusa en cuanto a actividades y salud, pero perfecto en todo lo demás, y ahora tiene que aprender a capitalizar lo conseguido para que el tiempo levante su espíritu, que tiende a veces al cinismo. Este año se trata de compromiso y amor. La mayor parte de su vida estará enfocada en asuntos románticos y de lealtad porque la energía del perro atrae la necesidad de sentirse amada. Las serpientes comprometidas y casadas querrán comenzar una familia, lo cual no es recomendable ya que si se embarazan a partir de junio podrían dar a luz chanchitos, que no comprenderán su modo de ver el mundo; por lo tanto les pedimos paciencia.

LA  SERPIENTE: (1917 - 1929 - 1941 - 1953 - 1965 - 1977 - 1989 -2001- 2013):

El mundo necesita que se retire a meditar, practicar el ho’oponopono, cambiar la piel en silencio y abrir el tercer ojo. No podrá comenzar nada nuevo si no cierra con desapego y convicción el ciclo anterior.

Para poder saldar karma es necesario que busque ayuda, desde terapeutas, chamanes, constelaciones familiares, reiki, yoga, eneagrama.

Su salud estará resentida; deberá integrar los problemas con conciencia para cambiar el foco de sus males.

Apenas lleguen los primeros ladridos buscará huir a la montaña o a un lugar donde no la encuentren.

En la familia habrá duelos, separaciones, pérdidas y pase de facturas. Su vida necesitará una sanación pránica, dieta y nuevos guías que la orienten en un nuevo mapa existencial.

La serpiente tendrá un año contemplativo, austero, con alegrías breves y nuevos objetivos.

Podrá buscar un nuevo lugar para vivir, alejado de su pasado o al menos de sus últimas vidas en esta existencia. Será recomendable que haga las paces con sus íntimos enemigos; que busque los rastros de sus hijos, hermanos y padres, y que los integre a su realidad.

El año del perro la contagiará de buenas ideas, actos solidarios, donaciones acertadas, le dará la posibilidad de cambios de trabajo.